Conoce las tecnologías agrícolas para el cultivo de cáñamo


Dado el creciente desarrollo del cultivo de cáñamo industrial, hoy te contamos las maquinarias disponibles para su cosecha y los consejos para mantener el nivel de THC en niveles permitidos para el comercio dentro de la UE.

Maquinarias para cosechar cáñamo

Para grandes cultivos de cáñamo la mecanización puede ser de gran ayuda. Actualmente encontramos en el mercado las siguientes opciones:

KOKO 1620

Esta cosechadora consiste en un remolque que se acopla a cualquier tractor, y tiene unas cuchillas en forma de sierra que cortan las plantas de cáñamo al ras del suelo, además de contar con unas barras de corte giratorias que se nivelan para cosechar las flores superiores de la planta, las cuales va depositando en el carro con suelo móvil a través de una cinta transportadora. Además de que el carro donde se deposita la cosecha cuente con suelo móvil para facilitar la descarga, la KOKO 1620 cuenta con un carro autodescargable para realizar esa tarea. En el siguiente vídeo puedes ver cómo funciona la KOKO 1620.

Henrys Hemp Harvester 700

La HHH 700 es una máquina ideal para pequeños productores. Se puede acoplar a un tractor o utilizarse de forma estacionaria. Tiene un rendimiento de ¼ de hectárea por hora y para su uso requiere del trabajo de dos operarios. La ventaja de esta máquina es que cuida la calidad de la flor. En el 2020 ha sido reconocida como el mejor producto para cáñamo por la  Asociación Europea de Cáñamo Industrial (EIHA) y el nova-Institute. Puedes ver cómo funciona en el siguiente vídeo:

John Deere T660i

Esta máquina fue desarrollada junto con la empresa Hemp Flax. La misma permite regular la altura del corte, además de contar con una cuchilla en la base para cortar los tallos. Tiene un cabezal frontal combinable de 4,5 metros de ancho, un potente cabezal de corte de una sola cuchilla en la base, permite hacer un doble corte combinado de manera que las hojas y las puntas de las flores se corten por separado, y permite cosechar a su vez las semillas de cáñamo. También cuenta con una cinta transportadora que introduce la cosecha en un carro a remolque. Puedes ver esta máquina en acción en el vídeo a continuación:

Claas Xerion 4000 de DunAgro

La Claas Xerion 4000 es ideal para grandes superficies de cultivo. Cuenta con un sistema de doble corte, uno longitudinal en la base para cortar las varillas y otro en la parte superior para las puntas. Aquí puedes ver a la Claas Xerion 4000 de DunAgro en acción:

¿Cómo mantener los niveles de THC por debajo del 0,2%?

Sabemos que para que el cáñamo industrial pueda ser comercializado en la UE, debe contener menos del 0,2% de THC. Para alcanzar este objetivo hay varias opciones. Primero se debe aclarar que si bien la relación THC:CBD está establecida genéticamente (en genéticas para el cultivo de cáñamo industrial es de 20:1 a 30:1), el nivel de THC ni de CBD lo está. Esto quiere decir que si compramos semillas aprobadas por la UE que dicen producir menos del 0,2% de THC, no tenemos ninguna garantía de que este sea el resultado que obtendremos en nuestra cosecha. Esto es así porque el contenido de cannabinoides está establecido por diversos factores, principalmente aquellos que ocurren durante el cultivo. 

¿Cómo bajar el nivel de THC durante el cultivo?

  • Disminuyendo la disponibilidad de hierro y fósforo presentes en el suelo, fertilizantes y agua de riego. Cuanta mayor cantidad de estos elementos haya presente, mayor será el nivel de THC final. Esta es una de las razones que hacen tan importantes el análisis del suelo y agua antes de llevar a cabo la plantación. 
  • Controlar la temperatura. Las altas temperaturas aumentan el nivel de THC. Por esto una semilla que dice tener el 0,2% de THC producida por una empresa de un país con clima frío, al cultivarla en un país con clima más cálido puede aumentar significativamente el nivel de THC.
  • Aumentar la cantidad de potasio presente en el suelo, fertilizantes y agua de riego. Aumentar la cantidad de potasio es una forma de reducir el nivel de THC, ya que reduce la biodisponibilidad de fósforo y hierro. 
  • Disminuir la distancia entre plantas, es decir, aumentar la densidad del cultivo. Cuánta mayor cantidad de plantas sembremos por hectárea, menor será su contenido final de THC debido a que cada una tendrá una menor exposición solar.

¿Cómo bajar el nivel de THC después de la cosecha?

  • Aumentar la cantidad de hoja en el picadillo final. Esta es una solución para aquellos agricultores y productores que, en lugar de comercializar flores de cáñamo, comercializan picadillo vegetal para infusiones o extracción de CBD.
  • Aplicar una fuente de calor. Exponer el material vegetal a una fuente de calor, como puede ser la luz solar, hace que el THC se oxide a CBN (cannabinol).
  • Aplicando frío. El principio de esta técnica es igual que al aplicar calor. Últimamente se están desarrollando técnicas en frío para esta función porque conservan mejor las propiedades organolépticas del material vegetal. 

Seguramente con esta información hayas tenido un acercamiento al cultivo de cáñamo industrial a mediana y gran escala. Conociendo el enorme potencial del cáñamo sabemos que las tecnologías y técnicas agrícolas continuarán su desarrollo. Esperamos que en un futuro todos podamos suplementar nuestra alimentación con las bondades de las semillas de este cultivo, vestirnos con ropas resistentes elaboradas con sus fibras, y mantener nuestra salud con aceites y cosméticos enriquecidos con CBD. Todo esto siguiendo el espíritu sustentable del cáñamo.

https://bit.ly/2AxMIXp
https://bit.ly/2AxMIXp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *