Conoce como generar biocombustible a partir de los residuos de cannabis medicinal


Conversión de residuos de cultivos de cannabis medicinal en biomasa y materias primas . Este es el objetivo del proyecto Procesos termoquímicos para el tratamiento de residuos del cultivo de cannabis Sativa y la fabricación de productos con fines terapéuticos implementado en Argentina por el Grupo de Investigación en Aplicaciones Catalíticas (GIAC) del Instituto de Investigaciones en Catálisis y Petroquímica. (INCAPE) – organización dependiente del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) y la Universidad Nacional del Litoral, una de las universidades públicas más grandes de Argentina.

El proyecto de investigación, ejecutado con fondos públicos, pretende, por un lado, fomentar la producción de energías verdes y, por otro, encontrar una solución al destino de los restos de cannabis cultivado con fines medicinales. El THC sigue siendo la ley que establece que existe control sobre todo el proceso de la planta . Este proyecto está liderado por Melisa Bertero, investigadora asistente del CONICET, organización que en 2019 creó la Red del Cannabis y sus usos medicinales ( RACME ), un espacio de trabajo para los profesionales del CONICET que trabajan juntos en la investigación en torno al cannabis.

En una entrevista publicada en el medio argentino El litoral , Bertero explica que una opción que están estudiando como parte del proyecto es tratar los residuos de cannabis con procesos termoquímicos como la pirólisis – descomposición por calor. A temperaturas entre 500 y 600ºC y sin oxígeno, transformando los residuos en biocombustible y materias primas – o gasificación – tratamiento con oxígeno que transforma los residuos en biocombustible gas. Se trata de tratamientos que ya se están utilizando con residuos de cultivos agrícolas de otro tipo pero que, en el sector del cannabis medicinal, aún no habían sido considerados.

Como explica el diario investigador El Litoral, para encontrar la materia prima con la que estudiar, primero se consideró que el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria de Argentina tendría sus propios cultivos de cannabis. Otra opción que se está considerando es que la Asociación de Usuarios de Cannabis Medicinal en Santa Fé proporcione a los investigadores el cannabis sobrante para trabajar. Esta asociación, creada en 2016, puso en marcha en junio de 2020 una ordenanza en Santa Fé para fomentar el cultivo comunitario y público de cannabis que fue aprobada unos meses después.

Bertero explica que los residuos de cannabis tratados podrían utilizarse, además de biocombustibles, en la fabricación de resinas bituminosas o antioxidantes .

“El uso de estos procesos para agregar valor a los residuos de cannabis es un tema de interés mundial que aún no se ha desarrollado en nuestro país”, explica la investigadora al diario El Litoral.

Argentina aprobó por ley el consumo medicinal de cannabis en 2017, pero fue recién en 2020 que presentó el anteproyecto de reglamento que concreta las normas sobre el consumo y cultivo de esta planta – finalmente aprobado en noviembre . Hasta febrero de 2020, el único cultivo de cannabis con fines medicinales en Argentina estaba a cargo de la empresa estatal Cannava y ocupaba 35 hectáreas -para 2.000 plantas de cannabis- en la provincia de Jujuy. Con la nueva normativa aprobada, se espera que en poco tiempo se multipliquen los cultivos de la planta.

«Esperamos contribuir al desarrollo de protocolos sobre el tratamiento y disposición de residuos derivados del cannabis, teniendo en cuenta la producción masiva de este cultivo que probablemente se desarrollará en los próximos años en el país», subraya la investigadora.

https://bit.ly/2AxMIXp
https://t.me/s/casanarepositivoparahemp?before=130

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *