Buscan incentivar el desarrollo productivo del cáñamo industrial en Buenos Aires


El cáñamo es un derivado de la planta de Cannabis Sativa y uno de los insumos más buscados para la producción industrial de diversos sectores. Está regulado a nivel nacional y buscarán replicarlo en la Provincia de Buenos Aires.

A partir de un proyecto de ley ingresado en la Legislatura, buscan impulsar el desarrollo productivo del Cáñamo Industrial desde su etapa inicial hasta su procesamiento y comercialización de los productos finales que puedan obtenerse.

Se trata de una propuesta del legislador radical de Juntos, Emiliano Balbín, que surgió del trabajo realizado en la Mesa Regional de Cannabis Medicinal, Cáñamo Industrial y Economías Regionales de la Sexta sección.

“Algunas de las características interesantes para resaltar del cáñamo es que las diferentes partes de la planta tienen valor económico y pueden ser utilizadas para diferentes aplicaciones para uso alimentario e industrial”, dijo el autor del proyecto.

Por ejemplo, la semilla de cáñamo tiene casi tanta proteína como la soja, además es rica en vitamina E y minerales, por lo que las semillas y aceites de cáñamo han encontrado un lugar en el mercado de alimentos de consumo dado que son buscados por consumidores interesados en los alimentos funcionales.

A nivel nacional ya existe una regulación de este tipo bajo el amparo de la Ley 27.669, que permite a la Agencia Regulatoria de la Industria del Cáñamo y del Cannabis Medicinal (ARICCAME) elaborar programas de investigación con las Universidades Públicas y los organismos de Ciencia y Técnica de la Nación y de las provincias, para facilitar y promover la investigación científica relacionada con el cannabis y el cáñamo.

Para el autor de la iniciativa bonaerense, con esta ley se podría “generar progreso económico dentro del ámbito provincial, dado que el cultivo industrial representa una alternativa productiva con la que se podrán generar miles de puestos de trabajo, sobre todo en el interior bonaerense”.

La idea del proyecto es autorizar a través de un esquema regulatorio las etapas de siembra, cultivo, cosecha, producción, almacenamiento, transporte, comercialización y posesión de material de cáñamo industrial y de sus derivados.

También se crearía un registro provincial (RePProCCI) que sea administrado por el Estado provincial y permita generar habilitaciones para establecimientos y autorizaciones o licencias de producción y comercialización.

“Al contar con un marco normativo provincial, en forma independiente pero relacionado a lo establecido por la Ley 27.669 de orden nacional, permitirá generar el desarrollo de un mercado comercial en ámbito bonaerense en el que el Estado provincial tendrá injerencia directa”, cerró.

En la Provincia, un municipio ya dio el primer paso. Hace un mes atrás, el intendente de Trenque Lauquen firmó un convenio de cooperación con la provincia de Jujuy, que fue pionera a nivel nacional en la puesta en marcha de una empresa estatal para la producción de cannabis con fines medicinales, pero también productivos.

El mandatario local aclaró que detrás del convenio «hay una visión estratégica porque en un momento donde faltan dólares, dejar de importar aceite canadiense o europeo para producirlo en la Argentina, como lo que hemos visto en Jujuy, y la competitividad en el precio del producto argentino de mejor calidad que el importado, nos permitiría no solo sustituir importaciones sino también exportar; y la posibilidad de ser productores de semillas”.

https://bit.ly/2AxMIXp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.