Cáñamo industrial en México entre lo económico y los prejuicios


El cáñamo es una planta que puede ser usada en un sinfín de productos, como cordajes, textiles, alimentos, papel, bioplásticos, aislantes y biocombustibles, estimaciones globales señalan que podría representar un mercado de 10 mil 600 millones de dólares para 2025, según el reporte de Grand View Research.

México ya produce e importa cáñamo industrial. Tan sólo en los últimos 10 años, importó 74 mil 654 kilogramos con un valor de 3 mil 792 millones de dólares; además, en el mismo periodo, se exportaron 4 mil kilogramos de cáñamo, valuados en 5 mil dólares, de acuerdo con los datos de las tarifas arancelarias del cáñamo en el SIAVI (que pueden variar dependiendo del cambio en los aranceles).

Lo anterior se logró cuando nuestro país firmó tratados internacionales que regulan el cáñamo y sus derivados, pero hay un problema: no se puede detonar una industria porque la legislación mexicana prohíbe de forma absoluta realizar cualquier actividad, fuera de su uso para fines médicos y de investigación, con la planta, lo que incluye la siembra, cultivo o procesamiento.

Lo anterior representa una evidente desventaja económica respecto a los 32 países que permiten legalmente su producción e incluso cuentan con una industria, como China que produce más de la mitad de este insumo y lo vincula a la industria textil y a la exportación.

Sin embargo, hay una confusión por las cualidades psicoactivas de la planta del cannabis de la cual proviene el cáñamo.

Diversos estudios han mostrado que la industria del cáñamo no es lo mismo que el cannabis psicoactivo, pues tiene un porcentaje muy bajo de THC. Y aunque el cáñamo y la marihuana son plantas parecidas porque pertenecen a la misma especie (Cannabis sativa), son variedades originarias de diferentes cruces y selecciones.

¿En qué se utiliza el cáñamo?

Cabe señalar que el cáñamo industrial se usa en una variedad de productos comerciales e industriales, lo que incluye cordajes, textiles, alimentos, papel, bioplásticos, aislantes y biocombustibles. Incluso se prevé que una mayor explotación del cáñamo llevará a la sustitución de materiales artificiales u otras materias primas, como el plástico.

Tiene, además, otra importante ventaja. Durante su cultivo, el cáñamo es una de las plantas que mejor se adapta a las condiciones medioambientales por su alta resistencia, menor trabajo y mínimos costes.

Otra ventaja es que es beneficioso para el medio ambiente porque ayuda a mejorar la estructura del suelo, ahoga las malas hierbas y no requiere de herbicidas ante una alta tolerancia a las plagas y las enfermedades.

Por ello, al conocer el cáñamo industrial y la identificación en la ley como un producto no psicoactivo, y por lo tanto no estupefaciente, es necesario para crear condiciones de competencia igualitaria frente a productos que legalmente pueden ser importados y vendidos en el país, así como para impulsar industrias asociadas que promuevan a la vez el desarrollo del sector rural en nuestro país.

El 10 de marzo pasado, la Cámara de Diputados aprobó el dictamen a la minuta que regula el cannabis en México, misma que fue enviada a la Cámara de Senadores, para que continúe el proceso legislativo.

Lo más relevante es evitar los prejuicios que se tienen sobre la industria, pues las posibilidades son ilimitadas, además de que hay un mercado internacional que está creciendo, sin dejar de lado que su cultivo representa una inmejorable opción para el cuidado del medio ambiente.

Fuente:https://vanguardia.com.mx

https://bit.ly/2AxMIXp
https://t.me/s/casanarepositivoparahemp?before=130

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *