La industria del cáñamo en Puerto Rico podría convertirse en centro de producción y exportación del cultivo y sus productos a los Estados Unidos


La industria del cáñamo en Puerto Rico —que comenzó a comercializarse hace siete meses— tiene el potencial de ubicarse entre las actividades agrícolas más lucrativas a nivel local y de convertir a la Isla en el principal centro de producción y exportación hacia Estados Unidos.

Así lo explicó el director de la Oficina para el Licenciamiento e Inspección del Cáñamo (OLIC), Irving Rodríguez. Según detalló, Puerto Rico tiene la capacidad de cosechar de 5,000 a 10,000 cuerdas de cáñamo que podrían añadir $200 millones anuales al ingreso bruto agrícola, que actualmente asciende a $800 millones. “Se convertiría en la tercera industria agrícola más importante en Puerto Rico después de la leche y el plátano”, puntualizó.

Rodríguez expuso que Puerto Rico —por sus condiciones climatológicas— posee las condiciones necesarias para ser el centro de la producción y exportación del cáñamo en Estado Unidos. A diferencia del cannabis —cuyo uso medicinal fue legalizado a nivel estatal, mas no federal— el cáñamo o ‘hemp’ —una variedad de la planta de cannabis— sí puede exportarse.

“La ley federal Farm Bill de 2018 convierte a la planta en materia prima por lo que se puede exportar. El norte debe ser la exportación. El cáñamo en el área de flor y fibra tiene mucho potencial. Esto puede ocurrir porque en Estados Unidos solo tienen una cosecha y en nuestro caso, por el clima, podemos hacer de tres a cuatro cosechas”, afirmó el funcionario.

Las plantas de cannabis que se clasifican como ‘cáñamo’, producen menos de 0.3% de tetracannabinol (THC). Rodríguez explicó que se pueden elaborar medicamentos, suplementos nutricionales, aceite, ropa, bloques de construcción, papel, jabón, champú, plástico, pintura, barniz, combustible, lubricante, geotextile, piezas de autos, entre muchas otras cosas.

Rodríguez enfatizó que Estados Unidos es uno de los mayores consumidores de cáñamo y sus productos, pero se queda sin la materia prima varias veces al año por su clima, particularmente durante temporadas frías. Aseguró que Puerto Rico podría capitalizar fácilmente en esos espacios.

“Usualmente la exportación de otros productos locales es más difícil porque no se tiene el volumen para llenar vagones. En el caso del cáñamo es fácil de producir, tiene buenas ganancias y podemos hacer hasta cuatro cosechas. Podemos entrar en las áreas donde se quedan sin productos y exportar grandes cantidades”, agregó.

Hasta el momento, en Puerto Rico OLIC ha otorgado 94 licencias para establecer cultivos, 21 licencias de manufactura, 50 licencias de importación y exportación de consumo, 10 licencias para investigación, dos licencias de distribución de semillas, y dos para el establecimiento de laboratorios. Se está empleando de 12 a 14 trabajadores por cultivo y hasta 20 empleos por licencia de manufactura.

“Sometimos el plan del estado el 5 de mayo del año pasado. Recibimos la aprobación federal en julio. Se nos dieron dos meses para hacer la transición a la fase comercial que comenzó en septiembre. En diciembre pasamos el reglamento que establece la base legal en Puerto Rico. El interés que estamos viendo es positivo”, aseguró Rodríguez.

La industria inició en la Isla con 42 cuerdas de terreno para el cultivo de cáñamo. Actualmente, según el director de OLIC, sobrepasan las 80 cuerdas y estima que continúen aumentando. Rodríguez insistió en que Puerto Rico tiene la capacidad de alcanzar entre 5,000 a 10,000 cuerdas de cultivo, pero que es necesario una expansión de la industria y tener buena manufactura con buenos productos.

“Los cultivos están por toda la Isla. Solo dos municipios no tienen cultivos de cáñamo. La mayoría de los terrenos son privados y otros de la Autoridad de Tierras. Los cultivos están al aire libre y otros bajo estructuras. Tenemos un empresario con 30 cuerdas de cultivo, es el mayor hasta el momento”, informó.

Rodríguez enfatizó que con la producción en la Isla ya se está elaborando infusión para té, extracción de cannabinoides —para uso médico—, extracción de aceite de la semilla de cáñamo —rico en Omega y de alto costo—, jabón, champú y próximamente bloques para construcción y fibra para la elaboración de ropa y textiles.

Negocio rentable

Según el Departamento de Agricultura, la inversión promedio en una finca de cáñamo es de $8,000 por cuerda. y la recuperación puede llegar hasta $25,000 por cuerda. Es decir, que los agricultores triplican su inversión.

En Puerto Rico, Caribbean Hemp Farms es la finca de cáñamo —en producción— más grande en estos momentos. La empresa destina parte de sus 206 cuerdas en Santa Isabel al cultivo y emplea 42 personas.

Cómo se obtiene la licencia

Para obtener la licencia para el cultivo del cáñamo —que faculta la siembra, cosecha y venta de cáñamo en la Isla— el agricultor debe llenar la solicitud en OLIC, presentar evidencia de que posee una finca de su propiedad o arrendada y tener la certificación de agricultor bonafide, entre otros requisitos.

https://bit.ly/2AxMIXp
https://t.me/s/casanarepositivoparahemp?before=130

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *