Aprende como se construye una casa prefabricada de cáñamo y los beneficios que brinda al planeta tierra


El cáñamo es una variedad del cannabis que ya se usaba para fabricar una amplia variedad de productos como ropa, alimentos y biocombustibles. A diferencia de la marihuana, el cáñamo no contiene tetrahidrocannabinol (THC), que es la sustancia psicoactiva de la planta.

El cemento con el que han construido la casa prefabricada se ha conseguido derritiendo cáñamo, agua y pegamento. Luego, se vierte la mezcla resultante en un molde con la forma de los cimientos de la vivienda. Después, hay que esperar tres meses hasta que el molde esté completamente seco. Una vez se complete el proceso, la casa prefabricada de cáñamo se puede transportar y ‘plantar’ donde uno desee.

“Prefabricado significa que se emplean piezas construidas previamente en fábrica. Esto tiene una gran ventaja sobre la construcción tradicional de viviendas, ya que todo edificio industrializado se levanta más rápido y eso se traduce en un precio inferior”, exponen desde Dun Agro.

En el top del ecologismo

Una de las grandes ventajas que presenta este material es que es uno de los más ecológicos que existen. “El cáñamo de cal es un material de construcción ecológico que utiliza solo una fracción de la energía que requieren los materiales de construcción tradicionales. Además, también absorbe CO2 durante el proceso de curado”, explica la compañía en su web.

El cáñamo posee una gran capacidad de aislamiento térmico y acústico, por lo que mantiene las estancias de una vivienda secas, con temperatura óptima y saludables, es decir, que este material repercute positivamente en el ahorro energético de una vivienda.

Además, los materiales de construcción a base de cáñamo tienen la capacidad de absorber CO2 de la atmósfera, lo que garantiza una producción de carbono negativa, es decir, que cuando se cultiva la planta se absorbe más carbono que el que posteriormente produce al producir el cemento.

A prueba de terremotos

A primera vista puede parecer que este material sea menos resistente que otros más ‘tradicionales’. Pero nada más lejos de la realidad, los desarrolladores del proyecto argumentan que la construcción en cadena en una fábrica, como si de coches se tratase, bajo altos estándares de control de calidad y ajena a las inclemencias del tiempo, el producto final es notablemente superior. Incluso, aseguran que las casas prefabricadas de cáñamo que construyen son resistentes a terremotos.

El mercado de este tipo de viviendas está todavía empezando, pero Dun Agro cree que es factible fabricar y vender alrededor de 500 de estas casas cada año. Cabe destacar que la compañía ya ha mandado por barco una de sus casas prefabricadas a Australia.

https://bit.ly/2AxMIXp
https://t.me/s/casanarepositivoparahemp?before=130

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *