¿Cuáles son los obstáculos para el desarrollo del proyecto de siembra del cáñamo en Puerto Rico?


El proyecto de siembra y desarrollo de la industria del cáñamo en Puerto Rico podría enfrentar problemas si no se logra atraer inversión privada para establecer una planta que procese el producto en sus múltiples derivados, advirtió el designado secretario de Agricultura, Ramón González.

“En el proyecto de cáñamo yo creo que se pusieron muchas expectativas al principio, al igual que en Estados Unidos, y no ha arrancado con la velocidad que se esperaba. Pienso que en la medida que se pueda conseguir una planta para procesar ese producto es que estará despertando en algún momento y ese es el estudio que vamos a estar haciendo en los próximos seis meses para saber si ese proyecto va a llevarse a cabo o no”, sostuvo.

Advirtió que si no aparece un inversionista que quiera desarrollar una planta donde se pueda desarrollar ese producto no le vé mucho futuro al sector. “Hay múltiples usos para el cáñamo, pero si no tenemos esa planta, el negocio de estar invirtiendo en los campos es para nada”, dijo.

Respecto a las licencias que ya ha otorgado el Departamento de Agricultura para la siembra de cáñamo indicó que estos han hecho algunas pruebas, pero cuestionó que si lo siembran que van a hacer con él si no hay la planta o plantas que procesen lo que viene de la finca. “Ese renglón no va a desarrollarse como debería hasta que eso no suceda. Nos vamos a enfocar y ver si verdaderamente vamos a conseguir esa empresa que logre hacer esa planta y ver cual va a ser el futuro de ese renglón”, adelantó.

Un panorama distinto presentó para el sector del cannabis. “En el cannabis medicinal es más inversión privada. No hemos entrado mucho en ese tema, pero sé que hay necesidad de crecimiento en las siembras, porque la demanda es bastante grande y vemos como se han seguido proliferando los centros y las prescripciones. Hay que mirarlo cuando llegue al Departamento, ver donde estamos y hacia donde se puede crecer. Vamos a estar dando el apoyo necesario”, señaló.

González propuso, por otra parte, el desarrollo de un nuevo sector agrícola en el país, que es la siembra de árboles madereros.

“En la zona montañosa yo quisiera impulsar un proyecto maderero a largo plazo, porque estamos hablando que si comenzamos a sembrar arboles, por ejemplo, de teca y caoba, en ocho a diez años podríamos estar cosechando”, sostuvo.

Presentó como ejemplo el desarrollo exitoso de ese sector en la vecina República Dominicana, donde dijo se produce una caoba buenísima y bien cotizada en el mercado. “Nuestras montañas están hoy baldías, con árboles que han crecido ahí por el abandono, no porque se sembraron. Si logramos establecer una industria, que no requiera mucha mano de obra, podríamos estar desarrollando esa montaña en algo es que de beneficio para el país”, manifestó.

Destacó en defensa de ese proyecto que no solo es la madera, sino que tendríamos bosques impresionantes que nos ayudan entonces a controlar la sedimentación de nuestros lagos, para más lluvia y para oxigenación del país. “Ganamos por todos lados”.

A pesar de las dificultades que enfrenta hoy el sector, el designado se muestra confiado en el potencial del país para desarrollar su agricultura. Sostuvo que Puerto Rico tiene una oportunidad por su ubicación geográfica , su clima tropical y, siendo una isla pequeña, tiene múltiples microclimas y distintas zonas geográficas como son los llanos del Sur y los llanos costeros del norte que son completamente diferentes de los del sur.

“Tenemos áreas secas donde tenemos buen recurso de agua, unos suelos extraordinarios y podemos manejar ese recurso agua y producir todo el año. En el norte tenemos unas zonas mas lluviosas que confrontan algunos problemas en cuanto a la capacidad de siembra por los problemas con drenaje y otras situaciones. Y tenemos entonces la zona montañosa con la cordillera central, desde el este hasta la costa oeste, que se pueden sembrar diversos productos, incluyendo la industria madedera”, abundó.

Otra área que resaltó González estará en sus planes de desarrollo es la de frutas tropicales como lo son la piña, la papaya y el mangó. “Hoy exportamos mangó pero ademas de eso podemos exportar piña, papaya y melones de todas clases hacia el área este de los Estados Unidos, donde hay millones de puertorriqueños”.

Por el lado del mercado para la producción agrícola local González adelantó que trabajará para fortalecer el programa de Mercados Familiares, que describió como una herramienta bien importante para muchos agricultores pequeños.

“Es un programa que ha tomado mucho trabajo desarrollar y es algo que vamos a retomar tan pronto lleguemos en enero. Hemos visto como se han afectado. Creo que se cometieron unos errores al cerrar los mercados familiares con la pandemia pues los agricultores en una carpa tienen el miso derecho y quizás menos riesgo de contagio, que dentro de un supermercado con aire acondicionado. Yo entiendo que fueron decisiones equivocadas y que al día hoy han provocado que el Departamento de la Familia tenga que pedir autorización de dispensa para que estos fondos se puedan utilizar en supermercados regulares o tiendas de conveniencias. Vamos a proteger ese mercado para los agricultores, vamos a certificar más agricultores y vamos a hacer todo lo posible porque se hagan más mercados familiares todos los meses”, declaró.

También comprometió su esfuerzo para retomar con fuerza la venta de productos locales al programa de Comedores Escolares. Relató que hace 19 años, cuando comenzó a presidir la Asociación de Agricultores, su primer proyecto fue precisamente recuperar ese mercado para los agricultores puertorriqueños.

“Logramos recuperar eso, logramos que se asignaran fondos para darle preferencia a los productos locales y vemos como en días recientes por poco los agricultores y el Departamento de Agricultura pierden ese mercado. Vamos a protegerlo con todas nuestras fuerzas, es un proyecto demasiado importante para los agricultores y para nuestros niños”.

La agroindustria y la exportación de nuestros productos son otras áreas de atención, dijo. “En la agroindustria en Puerto Rico en realidad hemos desarrollado muchas ideas, que nacen o surgieron en la Universidad de Puerto Rico hace mas de 20 años y exportamos ese conocimiento, y hoy Puerto Rico es invadido con productos procesados de Centro y Suramérica, con ideas que surgieron en nuestra universidad y hoy esos programas muchos de ellos están cerrados”.

Recalcó que necesitamos añadirle valor a nuestros productos . “Si queremos verdaderamente una agricultura sustentable y seguridad alimentaria, necesitamos los campos sembrados, necesitamos procesar la comida, necesitamos enlatar, necesitamos congelar. Si aquí viene un (huracán) María otra vez y se lleva toda la siembra, tenemos unos congeladores con comida para el pueblo, tenemos comida enlatada: eso es seguridad alimentaria”, subrayó.

El secretario designado se ubicó en la realidad actual de la pandemia del Covid-19 y recordó cómo el sector agrícola pudo mantener operaciones a pesar de las dificultades que este virus provocó en la mayoría de los sectores económicos.’

“Esto no se va a acabar en cuatro o cinco meses. La agricultura puede levantarse. Vemos como en tiempos de pandemia en la finca hemos seguido operando como de costumbre, porque estamos al aire libre.

Lamentó, por otro lado, que aún dentro de estas circunstancias, donde hay miles de puertorriqueños sin trabajo, aún así no llegan al campo. “Tenemos que mejorar los salarios agrícolas, tenemos que premiar al que vaya a trabajar y ese es mi objetivo”, afirmó.

https://bit.ly/2AxMIXp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.