¿Porqué la industria de Cáñamo en Estados Unidos a costado despegar en el año 2020?


La normativa confusa y la falta de infraestructura en algunos de los eslabones de la cadena de valor son los principales motivos que están provocado un exceso en la oferta de cáñamo de EEUU., según dice un nuevo informe de Whitney Economics, una consultora especializada en la materia.

De acuerdo a los datos publicados por la consultora, el exceso de biomasa supera las 60 mil toneladas, lo que resulta en un promedio de más de 11 toneladas por granja.

“La industria del cáñamo seguirá atravesada por dificultades hasta que los reguladores puedan determinar si es una droga ilícita o si fue legalizada por la ley agrícola de 2018”, dijo Beau Whitney, fundador y economista jefe de Whitney Economics. «La confusión entre jurisdicciones está causando un atolladero regulatorio que ralentiza el crecimiento y suprime la inversión, lo cual es fundamental para construir una infraestructura adecuada que pueda respaldar la industria, que tiene perspectivas de rápido crecimiento».

El informe enumeró los cinco factores principales que afectaron el mercado del cáñamo de EEUU. durante 2019 y 2020: un colapso en los precios de la biomasa de cáñamo al por mayor, agricultores sin experiencia que tienen problemas para escalar sus operaciones, confusión en la regulación del cultivo de cáñamo, falta de infraestructura para el procesamiento y una escaso demanda por parte de los compradores.

Los datos de 2019 revelan la falta de capacidad de procesamiento. Un procesador estaba disponible por cada 67 hectáreas de productores con habilitación para el cultivo de cáñamo. Si cada productor pudiera cosechar  2.200 kilogramos por hectárea, cada procesador tendría que procesar 400 kilogramos por día para mantener el ritmo de la capacidad autorizada. La mayoría de los procesadores tenían una décima parte de esa capacidad, según Whitney Economics.

Whitney Economics encuestó a más de 10.000 operadores con licencia en 27 estados para su encuesta de cáñamo 2020.

“Incluso con el colapso de los precios en el mercado, los problemas de la cadena de suministro y los obstáculos regulatorios, los cultivadores y procesadores en 2020 todavía tenían fe en la oportunidad del cáñamo”, dijo Whitney. “El optimismo sigue siendo alto, aunque hay más realismo en términos de expectativas. Para aquellos con visión y recursos, todavía existe una oportunidad significativa de ganancias económicas».

La Ley de Mejoramiento Agrícola de 2018, también conocida como el proyecto de ley agrícola, eliminó el cáñamo de la Ley de Sustancias Controladas y definió que el cáñamo contiene menos del 0.3% de tetrahidrocannabinol (THC), el ingrediente psicoactivo que posee la marihuana. El proyecto de ley legalizó así el cultivo comercial de cáñamo, pero no logró eliminar toda la confusión que rodea al cáñamo.

Como ejemplo, la Administración de Drogas y Alimentos de EE UU. todavía considera ilegal incorporar cannabidiol (CBD), que se encuentra en el cáñamo, en alimentos, bebidas y suplementos dietéticos, ya que la FDA considera que el CBD es un medicamento.

https://bit.ly/2AxMIXp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.