¿Cómo el cáñamo es una acción sustentable y de bajo impacto ecológico para el planeta?


El cannabis es una acción sustentable y de bajo impacto ecológico para más de uno de los problemas que enfrentamos actualmente en el planeta, esto por sus capacidades de fito remediadoras, por su gran absorción de dióxido de carbono o porque sus fibras y aceite se pueden transformar en papel y plásticos con diversos usos. Esta última propiedad impacta directamente en uno de los factores contaminantes que más afectan en la crisis medioambiental que actualmente se vive en el planeta, el consumo de productos de un solo uso, tanto de papel como de plástico.

Sobre el PET y otros materiales similares todos hemos escuchado como pese a los esfuerzos de reciclaje los productos hechos de plástico tardan cientos de años en degradarse y mientras eso sucede se convierten en micro-plásticos que se han detectado contaminando todos los ambientes de la tierra, desde el fondo de los mares hasta la cima de los Himalaya, afectando a todo tipo de vida silvestre.

Muchos gobiernos, como el caso de la Ciudad de México y otros territorios del país, han optado por prohibir los plásticos de un solo uso, lo que ha llevado a muchos a recurrir a opciones de cartón y papel, que, si bien no generan el mismo problema que los plásticos, también representan una carga medioambiental.

Desde la tala de árboles que se requiere hasta el proceso de fabricación y su consumo desmedido han hecho que el impacto ecológico del papel crezca. 93% del papel que consumimos proviene de árboles y a nivel mundial se estima que el 40% de la madera talada se usa para la producción de algún tipo de papel o cartón. Organizaciones como Greenpeace calculan que esto equivale a 15 mil millones de árboles al año. El cáñamo industrial ofrece un sustituto ideal, tanto para papel como para plásticos.

En el caso de los plásticos, el aceite de cáñamo se puede transformar en un bio-plástico, que puede degradarse en tan solo 80 días sin dejar rastro alguno. Esto ya se produce por empresas como la Hemp Plastic Company, de Colorado, Estados Unidos, que ya genera casi 500 toneladas de plástico de cáñamo a la semana. Actualmente los bio-plásticos abarcan cerca del 5% del mercado mundial, pero se espera que en tan solo 10 años esa cifra llegue al 40%.

Para el papel, la ventaja es aún mayor. Mientras un bosque tarda 20 años en crecer al punto de ser explotable para papel o cartón, una cosecha de cáñamo se tiene en tan solo 4 meses. En esos mismos 20 años, una hectárea de cáñamo produciría 4.1 veces más pulpa para papel que una hectárea de árboles, esto se debe a que el tallo del cáñamo contiene hasta 77% de celulosa, contra 50% de la madera.

El cáñamo tiene hasta 3 veces menos lignina que la madera, esta sustancia hace que el papel se vea amarillento y se vuelva frágil con el tiempo, en el proceso de fabricación de papel con pulpa de madera se elimina mediante cloro que contamina el medio ambiente; en cambio cuando se blanquea papel de cannabis se usa agua oxigenada.

Tal vez el dato más contundente sobre el uso del cáñamo en la fabricación de papel es que entre el 70 y el 95% del papel del mundo se fabricaba a partir de esta planta y no fue sino hasta su prohibición, a mediados de los años 30, que la industria papelera optó por usar madera.

En México, la industria del papel sufre para cumplir con la demanda pues las materias primas no son suficientes. Esta situación no es nueva, ya desde hace más de una década se ha dicho que los bosques no alcanzan y no deben seguir siendo talados. El papel y cartón hecho de cáñamo solucionaría esta falta de materia prima en meses.

Fuente: https://www.forbes.com.mx

https://bit.ly/2AxMIXp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.