Pakistán legaliza la producción de cáñamo

Pakistán da un gran paso adelante con la audaz decisión de legalizar el cultivo doméstico de cannabis medicinal y cáñamo cuyo nivel de THC respete la conformidad legal. La producción de cáñamo se realizará en la región de Potohar, al norte de Punyab, donde el clima permite el cultivo en el exterior.

Tras haber superado las fuertes discrepancias entre el gobierno y la oposición, el ministro de Ciencia y Tecnología, D. Fawad Chaudhry, anunciaba en Twiter de manera entusiasta la aprobación de la primera licencia @MinistryofSTA pesar de la estigmatización y de mantener la ilegalización de cannabis que contenga THC, esta decisión histórica, sitúa a Pakistán en el mercado mundial del cannabidiol (CBD), por el importante papel que desempeña en el ámbito de la medicina terapeútica.

Debido a que durante mucho tiempo se ha cultivado de manera ilegal en los distritos del noroeste de Pakistán a lo largo de la frontera afgana, amapola de opio, heroína y cannabis, el ministro ha hecho especial hincapié en que el cultivo del cáñamo se permitirá únicamente bajo un estricto control del gobierno. Esta aclaración fue hecha debido a la oposición de ciertas secciones de la población, que malinterpretaron esta decisión como una luz verde para producir drogas. “La producción de la planta fue aprobada para ser realizada solo bajo control gubernamental por ahora” indicó Chaudhry, y añadió que se adoptarán las garantías necesarias por parte del gobierno y se llevarán a cabo nuevas investigaciones en la materia”. Se contempla que en una siguiente fase puedan incorporarse al mercado tanto empresas privadas como particulares, con las correspondientes licencias.

Con este plan, el gobierno pakistaní aspira a generar cerca de mil millones de dólares de beneficios en los próximos tres años en áreas tan diferentes como el cultivo, la producción, la investigación y la exportación de cannabis de uso medicinal.

En general, esta medida forma parte de la iniciativa por parte del Ministerio de Ciencia, del plan general para fomentar y perfeccionar prácticas de agricultura no convencional. Las semillas de cáñamo se usarán para producir aceite, las hojas para uso medicinal y la fibra procedente de los tallos y troncos del cáñamo sustituirá al algodón, una industria que mueve alrededor de veinticinco mil millones de dólares y que actualmente está en declive debido a los bajos precios del producto y la cada vez peor calidad de las semillas, lo que ha llevado a Pakistán a descender notoriamente en un ranking en el que llegó a ser el cuarto mayor productor del mundo. Por lo tanto la sustitución del algodón por la fibra procedente de la planta del cáñamo en la industria textil facilitará la producción de una gran variedad de productos textiles, que generarán un incremento en los ingresos del país,revirtiendo en la comunidad y potenciando una industria en auge a nivel global con ingresos millonarios.

Desde el Gobierno, el cultivo de cáñamo se plantea como una forma de impulsar la economía, que lleva décadas viendo caer su PIB. Se espera la creación de miles de puestos de trabajo en sectores como el cultivo, la investigación, la producción, el transporte o la venta.

Se da la paradoja en una región tan conservadora, donde el consumo de alcohol está estrictamente prohibido entre los musulmanes que a la vez sean muchos los que tienen una actitud francamente abierta respecto al consumo de cannabis. La planta, de hecho, es anterior al Islam en la región y ya se hace referencia a ella en textos sagrados hindúes, describiendo sus múltiples beneficios medicinales y rituales. Se trata, además, de una planta que es prácticamente endémica en el lugar, donde no sorprende encontrarla como maleza incluso en la capital, Islamabad.

https://bit.ly/2AxMIXp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *