China crea la mayor granja de cáñamo del mundo

China ha otorgado una licencia para la creación de la mayor granja de cáñamo que contará con 100 kilómetros cuadrados en la provincia de Yunnan. El país está decidido a liderar la demanda de cáñamo y CBD debido a la creciente demanda de los países que están despenalizando el uso industrial y medicinal de la planta de cannabis.

Conba Group es una empresa farmacéutica que cotiza en bolsa y que cultivará tres plantaciones separadas en el suroeste de la provincia de Yunnan. El mes pasado llegó a un acuerdo con CannaAcubed Pte para la plantación, extracción, procesamiento y envasado de cáñamo industrial.

La licencia permite a esta empresa el cultivo de cáñamo para usos industriales y médicos. ConbaGroup dijo durante una presentación del proyecto que ya había firmado contratos de suministro de semillas con proveedores nacionales y extranjeros. En China está permitido el cultivo de cannabis solo con fines medicinales, industriales y textiles. Tan solo se cultiva cáñamo industrial, con un gran contenido en fibra y una baja cantidad del compuesto psicoactivo tetrahidrocannabinol (THC).

China está en una posición óptima en comparación con cualquier otro país para abastecer la demanda creciente de cannabis para uso medicinal y quizás algún día, también de cannabis para uso recreativo. En el año 2017 China ya poseía 309 de las 606 patentes presentadas ante la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual.

El suroeste de la provincia de Yunnan tiene unas condiciones ambientales de cultivo óptimas y, además, ha estado cultivando cannabis desde al menos 10000 años antes de Cristo para uso industrial, medicinal y alimentario. Ningún otro país cuenta con tantos científicos y fábricas de procesamiento con experiencia en aplicaciones de cannabis.

Cualquier relación con la planta de cannabis sin tener una licencia en China está estrictamente prohibida. Por supuesto el país es consciente del enorme potencial de la marihuana con fines recreativos, pero es posible que Beijing no quiera arriesgarse a permitir el cultivo de variedades con mayor contenido de THC por miedo a alentar el consumo local. En la actualidad, las leyes penales chinas establecen que «las personas que cultivan, trafican o transportan estupefacientes son sentenciadas a 15 años de prisión, cadena perpetua o incluso pena de muerte, además de la confiscación de sus bienes”.

Sin embargo, la marihuana para uso recreativo se está convirtiendo en la sustancia ilegal más usada entre los chinos, sobre todo los residentes en Hong Kong. El uso o la venta de cannabis están prohibidos en Hong Kong bajo la Ordenanza de Drogas Peligrosas, que entró en vigencia en 1969. Si un policía atrapa a alguien con una pequeña sustancia que sospecha que es cannabis, puede enviar la muestra para que un químico del gobierno la analice antes de arrestar al sospechoso. Pero si se trata de grandes cantidades de la sustancia, el sospechoso puede ser llevado ante los tribunales mientras se analiza una muestra.

Las cifras policiales muestran que las incautaciones de cannabis en la ciudad han aumentado en un 96,2 desde 2015

Otro de los problemas que China se plantea es que el cultivo de cannabis tradicionalmente se ha asociado con la población minoritaria musulmana uigur, quienes desde hace décadas están siendo subyugados por el gobierno central hasta el punto de haberse creado un movimiento de insurgencia. Aunque ahora se están plantando cultivos en otros lugares, las autoridades saben que los uigures saben más que nadie sobre el cultivo de la planta.

Con el objeto de evitar problemas con la insurgencia de los uigures, el gobierno central de China está convirtiendo la provincia de Jilin, en el noreste del país, en la tercera provincia en fomentar el cultivo industrial de cáñamo después de Yunnan en el suroeste y Heilongjiang en el noreste.

Recientemente, la Academia de Ciencias Agrícolas de Jilin y la empresa holandesa Fytagoras B.V. firmaron el Acuerdo de Investigación de Cooperación de Cáñamo Industrial. Ambas partes establecieron las bases formales de una relación cooperativa de investigación y desarrollo.

El pasado mes de marzo de 2018, el gobierno provincial decidió legislar el Reglamento Antidrogas de la Provincia de Jilin y decidió abordar el tema de la gestión del cáñamo industrial como un solo capítulo, con el objeto de regular hasta el último detalle la definición de las características del cultivo y procesamiento del cáñamo industrial, según el sitio web de la Oficina de Seguridad Pública Provincial de Jilin.

La provincia de Jilin introducirá las regulaciones específicas provinciales sobre el cáñamo industrial basándose en la experiencia de la provincia de Yunnan y fortaleciendo la investigación sobre las regulaciones de gestión.

La licencia concedida para la que será la mayor granja de cáñamo, una extensión que cubre 100 kilómetros cuadrados de cultivo de esta planta en Yunnan, nos da una idea de que China quiere anteponer sus intereses económicos y convertirse en una industria multimillonaria en la próxima década.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *